Qué es el Plástico?

La palabra “plástico” se utiliza para describir un grupo de componentes artificiales o de fibras sintéticas que resultan en todos los tipos de formas, tamaños, texturas y colores que se puedan imaginar.

Desde textiles como los forros polares de poliéster, hasta material quirúrgico, pasando por todo tipo de piezas para aparatos electrónicos, envases, material agrícola, colchones, etc...

Hoy en día es difícil encontrar un producto que no contenga plástico. El plástico tiene un papel fundamental en el suministro y sostenibilidad de la calidad, comodidad y seguridad de los estilos de vida modernos. Su extraordinaria relación entre coste y rendimiento significa que personas de todos los niveles económicos pueden aprovecharse de estas ventajas. Sin embargo, satisfacer las necesidades de la sociedad no se limita al "presente". Las generaciones futuras también tienen derecho a disponer de los materiales y de otras ventajas. Satisfacer las necesidades del mañana es la base del concepto del "desarrollo sostenible".

Los productos plásticos ya contribuyen a diario a mejorar las vidas de las personas, al tiempo que preservan los recursos naturales y ayudan a proteger el entorno del futuro en un mundo con una población creciente y necesidades cada vez mayores de agua, alimentos, refugio, sanidad, energía, servicios médicos y seguridad económica.


El plástico y el consumidor

Los plásticos se utilizan para envasar y transportar de forma segura la mayor parte de nuestros alimentos y bebidas. 

Utilizamos las tuberías de plástico para llevar el agua de forma segura y eficaz y para eliminar los materiales por el desagüe. 

Muchos de los juguetes con los que juegan nuestros hijos están hechos de plástico.

Los plásticos también son útiles en la seguridad frente a los incendios 

En nuestros automóviles, los plásticos de poco peso se utilizan para protegernos, mejorar nuestra comodidad y además ahorran combustible de forma considerable.